carta de las columnas del editor