Como un pequeño vestido negro, el jamón es un clásico para la cena navideña, pero eso no significa que tengas que prepararlo como lo hizo tu mamá. Aléjate del glaseado enlatado y adopta combinaciones de sabores como miel y centeno o Riesling y mostaza..