Flores de Vietnam es tan Detroit como se pone

NR web icon padding top&left 16

Esto es parte de nuestra serie que celebra los restaurantes favoritos de América. Pedimos a 80 de las personas más interesantes que conocemos que revelen los lugares locales que más les gustan..

“Solo quiero problemas que valgan la pena tener”, dijo una vez un sabio pero exasperado nativo de Detroit (un extraño sentado cerca) durante la cena. Detroit tiene un problema de comida. Nuestro nuevo problema alimentario no está relacionado con nuestro antiguo problema alimentario, que fue descrito por los interesados ​​como todo, desde “desierto alimentario” hasta “pantano alimentario”. Lo que, de hecho, comenzó a suceder cuando nací en mi asediada ciudad natal en el Los años 70 fueron un boicot corporativo de nuestra super ciudad negra. Se extendió desde restaurantes hasta tiendas de abarrotes que abrirían, digamos, hasta media docena de lugares en vecindarios históricos de Waspy como Grosse Pointe, mientras que fingía que el propio Detroit no existía. Resulta que los residentes de Detroit, que sí comen alimentos, resolvieron ese problema hace mucho tiempo al transformar más de mil lotes vacíos en hermosos huertos. No, nuestro nuevo problema es la misma antigua segregación que llevó a los disturbios de la mafia blanca en 1943 y la rebelión negra en 1967. Tenemos nuevos restaurantes que parecen ser tan reacios a contratar a la población local de Detroit (el 83 por ciento de los cuales son negros), que publicaron vallas publicitarias en Brooklyn y Manhattan buscando camareros.

Lo que realmente podría ser una escena gastronómica emocionante se vuelve ridículo por el casting del personal que es simplemente ofensivo. Nuestra escena de comida parece prometer una experiencia de Detroit sin los nativos de Detroit. Estoy gastando una parte significativa de un artículo bastante pequeño quejándose de la escena de la comida porque eso es lo que hacemos los Detroiters: dejarse caer en una de las coyunturas más nuevas que es freír a la perfección las flores de calabacín a la perfección, solo para lamentar el lavado blanco todo.

las flores vietnam prawns
Foto de Michelle y Chris Gerard.

La sal y la pimienta de los langostinos..

Flores de Vietnam es una hermosa excepción al paisaje segregado de Detroit. En 2016, el chef George Azar, de 27 años, convenció a su padre palestino de que lo dejara hacer pop-ups en la noche del fin de semana en el restaurante Mexicantown Vernor Coney Island que arrendó. Nos reunimos allí para el salado Tôm Rang Muối (gambas con sal y pimienta), mientras que George estaba detrás del mostrador y nos obligaba a comer la crujiente cabeza de concha de los camarones “de la manera correcta”.

Azar trabajó en cocinas como Alinea en Chicago y Bouchon Bistro en Las Vegas, pero como muchos de nosotros, los Detroiters, se sintió obligado a regresar a casa por lo que finalmente parecía el renacimiento prometido de la ciudad. Más tarde, Azar comenzó a centrarse en contribuir al renacimiento de Detroit, “lo que puede parecer cliché, pero definitivamente se siente bien como un Detroiter”.

El resurgimiento del restaurante hipster de Detroit comenzó en serio en 2005 en el lugar de barbacoa de Phil Cooley, Slows, por lo que Azar supo incluir elementos familiares en el menú de Flores de Vietnam. “La razón principal por la que sirvo alitas de pollo es porque conozco a mis compañeros de Detroit, y conozco a mi clientela de Michigan. Soy como, mira hermano, mira, aquí están estas alitas de pollo. Están en eso porque son crujientes y brillantes. Después, me doy cuenta de que la caramelización proviene de la salsa de pescado “.

Flowers of Vietnam fue nombrado uno de los mejores restaurantes nuevos del país por GQ en 2017, y pasó de pop-up a restaurante a tiempo completo este enero. Cuando Azar transformó el Coney en algo más que un pop-up, “quería mantener al Coney vivo lo más posible”. Cuando creó la barra de herradura y destapó las paredes desgastadas, simplemente selló los platos expuestos..

La mayoría de los seguidores de sectas de Flowers of Vietnam, que han regresado desde que era un pop-up, son leales porque la comida es brillante, auténtica, deliciosa. Algunos de nosotros, los nativos de Detroit, nos sentimos aliviados de ver un lugar cuya cocina es brillante y consistente y donde el piso parece que estamos en la D. En cuanto a por qué sus colegas restauradores locales no pueden encontrar siquiera un lavaplatos negro para su apertura. cocinas: “No sé, tal vez tengan miedo de que las mujeres de Birmingham [MI] se den la vuelta y regresen a los suburbios. Yo no. Puse a Vera justo enfrente en el puesto de acogida. Ella es tan Detroit como parece. “De hecho, Vera me frotó la espalda mientras me guiaba al bar porque no había podido hacer reservas en el lugar más nuevo y mejor de Detroit. Cuando el camarero me dijo que mi favorito, el bok choy, me habían servido diez minutos antes de sentarme, una pareja blanca y fresca me deslizó su plato intacto de los tallos carbonizados, picantes y dulces, y aceptó en silencio mi agradecido puño..

dream hampton es un escritor, crítico cultural y cineasta que actualmente produce una serie de documentales sobre R. Kelly para la televisión Lifetime..

Loading...