¿Es Rose’s Fine Food una cena? Echemos un vistazo a los hechos: el espacio, en una calle principal decididamente no moderna en el lado este de Detroit, ha sido un restaurante durante décadas (las primas Lucy Carnaghi y Molly Mitchell lo alquilaron, tazas de café y todo, en julio pasado). El menú, con sus bocadillos de tocino y panqueques y pescado frito., Puede leer como una parada de camiones.

detroit-rosa's-fine-food-biscuits-0515
Jesse David Green

Galletas gruesas hechas con harina orgánica localmente molida en Rose’s Fine Food, Detroit. Foto: Jesse David Green

Pero luego están esos “crybabys,”Donas de papa al horno caseras glaseadas con cáscara de naranja y arce un día, frambuesas silvestres al siguiente, por no mencionar el plato de tortitas de cebolla verde con salsa de pepinillos y la bolsa de harina orgánica molida localmente utilizada para hacer las galletas grandes.

Pocos comensales toman el comer local ética tan seriamente como la de Rose; Menos aún sirven un sándwich de conejo en pan casero.. Ese es el encanto de Rose. (Y encanto lo está poniendo a la ligera; es más como un tirón gravitatorio, uno que instantáneamente te hace sentir como un habitual. Los primos trabajan para hacer de su restaurante un lugar que sea, como dicen, “lo que los comensales de la vieja escuela eran: para todas las personas”. he tenido éxito.

Rosa's-fine-food-detroit-interior-0515
Jesse David Green

La buena comida de Rose, Detroit. Foto: Jesse David Green

Pero ahora ese encanto está atrayendo a personas de todo el área metropolitana de Detroit. Para Carnaghi y Mitchell, esa popularidad es una cosa complicada. Todos son bienvenidos, por supuesto. Pero gentrificación, aunque sea la versión artesanal que está sucediendo en toda la ciudad, es un término que a las mujeres no les gusta. “Se están reconstruyendo muchos lugares en Detroit, y muchas personas se quedan afuera y se quedan atrás”, dice Mitchell.

Así que las mujeres comenzaron a ofrecer un descuento del 10 por ciento a East Siders. Pero nadie viene a Rose por el descuento. Vienen a por esos lloriquines. ¿Es Rose’s Fine Food una cena? Es el ideal.