¿Por qué la gente viaja a lo largo y ancho de Shatila Bakery’s Baklava?

El mejor baklava que he recibido en una caja con forma de juego de mesa adornada con una palmera dorada que corona la palabra “Shatila”. Eran el regalo estándar de mi tía y mi tío cuando hicieron su visita anual de Michigan a mi familia. en Dallas Antes incluso de cargar sus maletas en el piso de arriba, arrancábamos la caja, desenterrábamos el surtido de baklava con nogal, mini hojaldre de rosas triple glaseadas con miel y migajas de ballourie (masa de hojaldre rallada y triturada) cubierta con pistachos de agua de rosas . Yo había tenido baklava antes, pero nada como esto. Eran delicadas briznas de filo delgadísimo tejido y miel y nueces; Rico y complejo, cada uno a su manera distinta..

shatila bakery dearborn michigan baklava 2
Foto de Emily Berger.

Shatila es un ícono de la pastelería: una panadería del Medio Oriente de 38 años de edad, ubicada en el suburbio de Dearborn, a unos ocho kilómetros del centro de Detroit. Hoy, Dearborn es el hogar de una de las comunidades más grandes de personas de ascendencia árabe fuera de Medio Oriente, y Shatila es uno de los lugares de comida más famosos de la ciudad. Pero hace cincuenta años, las cosas eran muy diferentes. El entonces alcalde de Dearborn, Orville Hubbard, fue un defensor de la segregación abierta que corrió en la plataforma, “Mantener a Dearborn limpio” (ampliamente aceptado como: mantener a Dearborn en blanco).

Riad Shatila, aterrizó en Dearborn en la década de 1970, cuando un número creciente de refugiados del Medio Oriente huyeron de las guerras civiles y los conflictos en sus países de origen, llegando al área de Detroit para trabajar en la industria automotriz. Shatila emigró por sí mismo desde el Líbano, donde era un mensajero en bicicleta y le encantaba hornear. Encontró una pequeña comunidad de inmigrantes del Medio Oriente muy unida en Dearborn, pero se dio cuenta de que no había empresas que atendieran sus intereses..

shatila bakery dearborn michigan assorted cookies
Foto de Emily Berger.

Como los dulces son una parte tan importante de los días festivos y las reuniones sociales en el Medio Oriente, Shatila, que nunca antes había cocinado o cocinado profesionalmente, decidió que abriría una panadería en un polvoriento tramo al lado de un cine y un supermercado local. A través de un largo proceso de prueba y error, desarrolló un menú corto resaltado por baklava relleno con pistacho y nueces y dedos de hojaldre envueltos alrededor de anacardos, cuyas recetas se inspiraron en las ofertas de Al Samadi Sweets, la popular panadería en el Líbano..

Cuando la panadería abrió en abril de 1979, Riad Shatila no tenía suficiente dinero para su propia vivienda, por lo que instaló una ducha en el almacén y durmió allí. Trabajaba turnos de 20 horas, solo durmiendo mientras sus pasteles estaban horneados. “Se negó a vender cualquier cosa hasta que estuviera totalmente satisfecho”, recordó Osama Siblani, el fundador de Las noticias árabe-americanas y un amigo cercano de Riad Shatila (Shatila falleció en 2013). “Siempre estaba tratando de hacerlo mejor que la semana anterior”., pasó por la guía telefónica e invocó todos los nombres que sonaban vagamente árabes, invitando a la gente a probar sus dulces, ofreciéndoles entregarlos personalmente en las casas. La idea de un negocio orientado al Medio Oriente, y mucho menos una panadería, era completamente novedosa en ese momento, y la comunidad local vino a comprar en grandes cantidades..

La creciente población del Medio Oriente en Dearborn no pasó desapercibida. Otro de sus alcaldes, Michael Guido, dirigió su campaña de 1985 con la promesa de librar a la ciudad de lo que él llamó el “Problema árabe”, continuando con la retórica racista de décadas anteriores. Pero esto no impidió que personas de todo el área tri-estatal dejaran de interesarse por Shatila. En una revisión de 1988 de la panadería., La prensa libre de Detroit escribió: “¿Qué tan buenos son los pasteles de Shatila? Trajimos una caja a Free Press para ser fotografiada. Lo curioso, sin embargo. Deben haberse derretido bajo esas luces calientes. Simplemente desapareció “.

Otras familias del Medio Oriente comenzaron a seguir el ejemplo de Shatila, abriendo sus propias tiendas en el área, y la población árabe y árabe-estadounidense explotó, lo que representa un 25 por ciento de los residentes de Dearborn a finales de los años 90. Dearborn se convirtió en un destino para productos auténticos del Medio Oriente, desde comestibles hasta ropa. “Shatila atrajo a personas de todo el país para que vinieran a Dearborn y aprovecharan un día”, dijo Siblani..

shatila bakery dearborn michigan case 3
Foto de Emily Berger.

Riad Shatila se convirtió en un motor importante de la expansión de la comunidad, contratando a cientos de inmigrantes del Medio Oriente, donando a todas las mezquitas y escuelas de la zona, ofreciendo su panadería como punto de encuentro para los ayuntamientos y sirviendo como mentor para las tiendas locales. “Él hizo el trabajo desde el principio que nadie estaba haciendo”, dice Hassan Hashem, uno de los dueños de Al Ameer, un restaurante de Dearborn que se abrió en 1989 y el año pasado fue galardonado con un premio James Beard. “Por un tiempo, Riad / Shatila fue el único [negocio del Medio Oriente] aquí”, recuerda Hashem. “Él fue el que creó empleos para muchas familias”. La gente todavía se acerca a los miembros de la familia Shatila en la tienda y les dice: “Si no fuera por tu padre, no habría podido poner a mi hijo en la escuela o comprar una casa”, Nada Shatila, una de las tres hijas de Riad y una vicepresidenta de Shatila, dijo.

shatila bakery dearborn michigan sisters
Foto de Emily Berger.

Tania y Nada Shatila

Sin embargo, después del 11 de septiembre, los ciudadanos de Dearborn se volvieron más hostiles contra sus residentes de ascendencia árabe. Muchas mezquitas y centros sociales árabes comenzaron a recibir notas amenazantes. Tania Shatila, la hermana menor de Nada y también vicepresidenta de Shatila, dijo que aunque la tienda nunca recibió amenazas directas, las ventas disminuyeron ese año. “La gente dudaba un poco más de las empresas de Oriente Medio. No eran tan abiertos de mente “.

Aún así, Riad Shatila insistió en expandirse. “Conocía el pasado de Dearborn, pero tuvo la visión de limpiar la imagen y romper los estereotipos que la gente tenía”, dijo Siblani. Puso todas sus ganancias en comprar un espacio mucho más grande para Shatila en Warren Avenue en 2003. La nueva tienda era imposible de perder: 10,000 pies cuadrados (el espacio antiguo era de apenas 1,000 pies cuadrados) y estaba diseñada para parecer un medio extravagante “Oasis” oriental, como dijo Riad a la gente, con Encimeras de mármol, elevadas columnas, cascadas y enormes palmeras artificiales envueltas en luces.. Casos largos de pastelería bordeaban el perímetro, cada uno lleno de dulces coloridos como gemas. Las encimeras exhibían montañas de dátiles y bocanadas glaseadas con miel, que se exhibían como si fueran parte de una colección de museos..

shatila bakery dearborn michigan cookies
Foto de Emily Berger.

A mediados de la década de 2000, Shatila se había convertido en un destino para turistas y migrantes de todo tipo. La tienda incluso se expandió para agregar helado, una versión única típica de Medio Oriente que incorpora una resina de árbol llamada goma de masilla para darle al helado un mayor grosor y rebote. Los clientes locales solicitaron a Riad Shatila que iniciara un negocio de envío, para que pudieran enviar pasteles de Shatila como regalos a familiares y amigos; finalmente accedió, abriendo una fábrica cercana donde los pasteles serían cuidadosamente hechos a mano y enviados por correo en todo el mundo. (Ahora están incluso disponibles en Amazon). Lo que comenzó como una tienda para 8 personas se convirtió en una operación de 200 empleados.

shatila bakery dearborn michigan assorted pastries
Foto de Emily Berger.

“Cuando usas la palabra” dulces “en esta comunidad, significa Shatila automáticamente”, dijo Hassan Dagher, un cliente de Shatila desde hace mucho tiempo.. “Solo ese olor a azahar y agua de rosas., En el momento en que entras. Es tan tentador. Llegas con ganas de conseguir una cosa, y sales con una bandeja llena. ”

Desde entonces, han surgido otras pastelerías en la zona, pero Shatila sigue siendo la más popular, gracias a la continua obsesión de la familia por la calidad. Tania y Nada probarán varios tipos de masa de hojaldre en busca de la variedad que mejor se adapte a un dulce en particular, pida nueces de grado A de Medio Oriente y leche de origen especial para el helado que contiene un contenido de grasa de mantequilla del 15 por ciento. – el secreto de ese sabor extra rico (la mayoría de los helados se hacen con 10 por ciento de grasa de mantequilla).

shatila bakery dearborn michigan ice cream
Foto de Emily Berger.

Nada Shatila dijo que la tienda recibe regularmente cartas de amor enfáticas de clientes, como una que acaba de recibir de un hombre en Suecia que dice que los pasteles de Shatila hicieron llorar a su padre; u otra de una mujer en el Líbano, diciendo que los productos de Shatila son incluso mejores ahora que lo que puede conseguir en casa.

En un estado que fue crucial para la victoria electoral de Donald Trump, una de sus instituciones alimentarias más emblemáticas es el Oriente Medio, propiedad de mujeres y gestión de inmigrantes. Al igual que Riad siempre trató de hacer en tiempos difíciles, la familia Shatila no puede evitar avanzar. Tania se dirige a una escuela local de pastelería en pocos meses para perfeccionar nuevas técnicas para una posible expansión del menú, una barra de jugos recientemente lanzada dentro de la tienda y, para gran entusiasmo de la comunidad, se habla de una nueva ubicación en el zona. Una cantidad generosa de los ingresos de la tienda todavía se destina a las mezquitas, iglesias, escuelas y centros del Medio Oriente que Riad Shatila ayudó a construir. Los políticos pueden ir y venir, pero Shatila y sus leales clientes no van a ninguna parte. “Cuando Shatila abrió, literalmente levantó el espíritu de la gente”, dijo Siblani. “Sí, es un momento difícil para los musulmanes e inmigrantes y los árabes. Pero personas como [Riad Shatila] nos inspiran a quedarnos y seguir creando oportunidades para nosotros mismos. Estuvimos aquí antes de Trump, y seguiremos estando aquí cuando se vaya ”.


Prepárate para ser hipnotizado:

Cómo hacer hielo el pastel perfecto

Loading...