Cada abril, nosotros en el mundo culinario estiramos nuestros músculos y nos preparamos para la Gran Carrera de la Rampa. (De acuerdo, en realidad no es una carrera, sino un fenómeno cultural.) Chefs, restaurantes, cocineros caseros, escritores de alimentos y entusiastas del mercado verde se vuelven locos por este vegetal de primavera. Y con buena razón! Las rampas son versátiles, deliciosas y una de las primeras cosas verdes que aparecen después de un invierno cruel. Pero ya sea que usted adore fielmente en el altar de alliums o que sea un comprador de rampas por primera vez, vale la pena leer esta lista de errores comunes antes de sumergirse en el lote de este año. Aquí se explica cómo aprovechar al máximo la oferta más picante de la primavera..

1. No tengas miedo de preguntar qué diablos son las rampas

Si no está realmente seguro de lo que realmente son las rampas, puede ser intimidante preguntar, especialmente cuando la conversación llega a un nivel febril en su cooperativa de alimentos naturales. Esta es una zona segura, así que pregunte: las rampas son puerros salvajes, forrajeados en áreas con sombra y leñosas. Son uno de los primeros signos de la primavera y una de las primeras cosas verdes comestibles para llegar a los mercados. Su sabor es una combinación de ajo, cebolla y picante. Puedes usarlos en cualquier lugar que usarías cebolletas o cebolletas..

Escoge tus rampas, y podrás comerlas todo el año..

2. No esperes un paseo por el mercado

Si alguna vez pasaste por una excursión de compras del Viernes Negro en el centro comercial, tienes un marco de referencia sobre cuán seriamente los entusiastas de la comida local toman la temporada de rampa (aquí solo estamos exagerando un poco). No se enrolle casualmente al mercado a las 11 y espere encontrar una gran cantidad de rampas; es probable que se recojan o se retiren por completo. “Van rápido”, dice Jessie Damuck, Buen provecho desarrollador de recetas. “Llega al 8 si quieres tu elección”.

3. Vas a necesitar más de un billete de $ 20

Cuando estamos hablando de rampas, estamos hablando de precios elevados. Es en parte porque estos alios de primavera están forrajeados, no cultivados. Es más laborioso cazar en el bosque por un montón que simplemente sacarlos de una hilera ordenada del jardín, y eso se refleja en el costo. Pero la demanda también está creando una alza innegable. De acuerdo con Eater, aumentarán la cuenta en alrededor de $ 20 por libra este año. Si tiene una ladera sombreada y fresca en su propiedad, le sugerimos que se ponga un par de botas de muck y haga algunas excavaciones (simplemente no saque todas las rampas de un parche o no las volverá a poblar el próximo año) . De lo contrario, inclínese con fuerza sobre el botón del cajero automático y trague el costo..

Rampa de pesto. Porque la albahaca es para mariquitas..

4. Haz un plan de juego antes de comprar

La temporada de rampas es un momento muy emocionante, y lo entendemos. Pero no se limite a comprar un puesto de vendedor porque están allí. Lo más probable es que unos pocos días de aliento con ajo te dejen con fatiga y luchando para encontrar formas de usarlos. En su lugar, hacer una pequeña investigación de antemano. Hay innumerables formas de usar rampas, más allá de simplemente rebanar y saltear como lo haría con cualquier otro allium (después de todo, solo son puerros). Asar o asar a la parrilla entera: la alta temperatura hará que los bulbos se ablanden, mientras que para algunas hojas muy crujientes. Y sí, puedes y debes comer todo. Una vez que se haya cansado de comerlos como guarnición, haga un pesto con nueces, queso Pecorino y rampas enteras (blanquee primero las verduras). Para su próximo lote, mójalos en una mezcla de suero de leche y fríalos por completo. Apuesta el bar de tapas de tu barrio que cobra $ 75 por un menú degustación en rampa que no se ha pensado ese! ¿Todavía tienes más rampas? Escúrralos con una mezcla de chiles rojos, hojas de laurel, semillas de hinojo, pimienta negra y sal, vinagre y azúcar. Se mantendrán durante dos semanas, a menos que las conserve enlatadas; En ese caso puedes comer rampas todo el año..

5. No te olvides de limpiarlos … No, en serio

“Si pensabas que los puerros estaban sucios, espera que pongas las manos en las rampas”, dice Rick Martínez, desarrollador de recetas. Las rampas tienen dos cosas que trabajan en su contra en el departamento de tierra: tienen muchas grietas para que se pueda esconder el lodo (verifique dónde se encuentran las hojas con el tallo) y, como se mencionó anteriormente, se retiran del bosque en la parte más turbia de primavera. Algunos proveedores limpiarán sus rampas antes de llevarlas al mercado, pero no asuman que han completado el trabajo. Enjuáguelos bien antes de usarlos y séquelos con cuidado..

¿No puedes comer otra rampa? Es como si ya no te conociéramos más. (Intenta freírlos).

6. Saber cómo almacenarlos

Una vez que haya traído a casa su recorrido, no los tire solo sobre la encimera hasta la hora de la cena. Ruédelos en una toalla de papel húmeda, colóquelos en una bolsa de plástico sin sellar y guárdelos en el refrigerador. Asegúrese de que las hojas delicadas estén cubiertas por la toalla, y no doble ni aplaste la planta. No te sorprendas cuando todo tu refrigerador huele a ajo. Todo es parte de la experiencia..

7. Nunca tengas miedo de dejar que tu amor por las rampas sea conocido

Debemos ser honestos: no todos estarán tan enamorados de las ofertas más apestosas de la primavera como usted. “No espere que sus amigos no amantes de la comida se emocionen con una cena con rampas”, dice Damuck, quien, para el registro, creó un menú con todas las rampas mientras estaba en la escuela culinaria. Dawn Perry, editora digital de alimentos, está de acuerdo: “Mis padres dicen:” ¿No son realmente como cebollines? “(Los padres del autor de este artículo tienen rampas que crecen detrás de su casa y están realmente perplejos y divertidos por el precio que ha podido recuperar.)

Sin embargo, esto no es razón para apagar la antorcha que llevas para las rampas. Ámalos en voz alta y ámalos ferozmente. Se habrán ido antes de que te des cuenta..

Cocina: nuestras recetas favoritas de rampas